Tipos de contratos: Estos son los 5 que existen

28 octubre 2019

A la hora de alquilar una finca existen diferentes tipos de arrendamiento. Estos tipos de contratos se dividen en función de la finca que queramos o necesitemos alquilar y pueden ser contratos de vivienda, de local de negocio, de trastero, de plaza de garaje o finca rústica.   Los 5 tipos de contratos que existen: […]

Una persona lee un contrato

A la hora de alquilar una finca existen diferentes tipos de arrendamiento. Estos tipos de contratos se dividen en función de la finca que queramos o necesitemos alquilar y pueden ser contratos de vivienda, de local de negocio, de trastero, de plaza de garaje o finca rústica.

 

Los 5 tipos de contratos que existen:

1. Arrendamiento de vivienda

Es el más común de los contratos y se subscribe en los casos de alquileres de pisos o de casas para vivir. El contrato de vivienda surge cuando un propietario cede un bien inmueble de manera temporal para el uso y disfrute de otra persona a cambio del pago de una renta. El contrato de alquiler de vivienda debe recoger el nombre y DNI del propietario e inquilino, la descripción de la vivienda, el precio por la que se alquila, así como todos los artículos siempre que no contradiga la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU).

 

2. Arrendamiento de local de negocio

Los alquileres de local de negocio son aquellos contratos que permite el alquiler en edificaciones urbanas que, aunque son habitables su eso es diferente al de la vivienda. En estos locales se desarrolla una actividad de tipo comercial, industrial o de servicios. Los propietarios de los alquileres de local de negocio deben declarar el IVA.

 

3. Arrendamiento de trastero

El alquiler de trastero es uno de los modelos de alquiler que está en alza. EN este caso no se aplica la Ley de Arrendamientos Urbanos, por lo que se aplicará solo lo que se haya pactado en el contrato, y, de manera supletoria, los Capítulos primero y segundo del Título VI del Libro IV del Código Civil y sus disposiciones generales de obligaciones y contratos. El alquiler de trastero no exenta del pago del IVA, por lo que el arrendador tiene que elaborar facturas al inquilino repercutiendo dicho impuesto.

 

4. Arrendamiento de plaza de garaje

El alquiler de una plaza de garaje se rige por el Código Civil. El arrendamiento de garaje también está sujeto al IVA y para los casos que la plaza se alquile para usos profesionales, el propietario deberá retener el IRPF. En el contrato de plaza de parking deben figurar todos los datos del propietario e inquilino, así como una descripción de la plaza a alquilar. El propietario se debe encargar del buen estado y mantenimiento de la plaza de alquiler.

 

5. Arrendamiento de finca rústica

El contrato de alquiler de finca rústica se formaliza cuando el propietario de una finca o una explotación cede temporalmente su uso, su disfrute o el de algunos aprovechamientos. Este tipo de alquileres son para explotaciones de tierra agrícola o forestales o para desarrollar una actividad entorno a una explotación ganadera. Su definición se recoge en el artículo 1.546 del Código Civil.