Soy inquilino ¿qué ayudas me puedo acoger durante la crisis del Coronavirus?

5 abril 2020

El actual periodo de excepcionalidad por la crisis del nuevo coronavirus ha hecho que el Gobierno haya aprobado un paquete de ayudas. Estas ayudas tienen por objetivo paliar las dificultades de los inquilinos afectados por la crisis del coronavirus. Este real decreto-ley ya ha sido publicado en el BOE. Pero ¿qué incluye esta norma para ayudar a […]

El actual periodo de excepcionalidad por la crisis del nuevo coronavirus ha hecho que el Gobierno haya aprobado un paquete de ayudas. Estas ayudas tienen por objetivo paliar las dificultades de los inquilinos afectados por la crisis del coronavirus. Este real decreto-ley ya ha sido publicado en el BOE. Pero ¿qué incluye esta norma para ayudar a los inquilinos y que ayudas se pueden acoger durante la crisis del Coronavirus? Te lo explicamos.


No puedo pagar el alquiler ¿qué debo hacer?

Todos los inquilinos afectados por la crisis del coronavirus en situación de vulnerabilidad pueden solicitar al propietario el aplazamiento temporal y extraordinario de la renta. Para ello la propiedad debe ser un particular y no una empresa o gran propietario y el aplazamiento se debe pedir dentro del mes desde la entrada en vigor del real decreto-ley. Cuando el propietario reciba dicha solicitud, la propiedad tiene siete días laborables para comunicar al inquilino si acepta un aplazamiento o fraccionamiento o alternativas alguna.
Si el propietario no acepta el acuerdo, el inquilino puede solicitar un microcrédito. Dicho microcrédito, que se solicita al banco, no tiene ni intereses, ni comisiones y debe ser destinado al pago del alquiler de manera obligatoria. El crédito puede cubrir hasta seis meses del alquiler. Este será autorizado por un banco y avalado por el Estado, a través del Instituto de Crédito Oficial (ICO). Una vez se retorne el préstamo, se hará en un plazo de seis años, prorrogable a cuatro años más tal como recoge el real decreto-ley.


¿Qué inquilinos pueden solicitar el crédito a comisión 0?

Todos los arrendatarios en situación de vulnerabilidad como consecuencia de la pandemia podrán solicitar esta línea de préstamos avalados por el Estado. La normativa expone que, como mínimo, los inquilinos que necesitas ayuda deben cumplir dos requisitos:

  • En el caso de encontrarse en paro, dentro de un expediente temporal de regulación de empleo (ERTE), o haber reducido su jornada por tener que cuidar a otra persona. En el caso de tratarse de un empresario o autónomo y se han registrado pérdidas importantes durante el mes anterior a la solicitud de la moratoria, los ingresos de los miembros de la unidad familiar no deben superar el límite de tres veces el indicador público de renta de efectos múltiples mensual (Iprem) es decir 1.613,52 euros. Este baremo se verá afectado si la vivienda se comparte con uno o más hijos, una persona que tenga declarada una discapacidad superior al 33% o con un mayor de 65 años a cargo, una situación de dependencia o enfermedad que le incapacite de forma permanente para realizar una actividad laboral. Además, para los casos en que la persona que paga la cuota del alquiler este afectado por una parálisis cerebral, enfermedad mental, o discapacidad intelectual con un mínimo del 33%, discapacidad física o sensorial igual o superior al 65%, o enfermedad grave que incapacite a la persona o a su cuidador para desarrollar su actividad laboral, el límite será de cinco veces el Iprem.
  • En el caso que la renta del alquiler y los suministros básicos como la electricidad, gas, agua, telefonía fija y móvil y comunidad de propietarios superan o igualan el 35% de los ingresos netos de los miembros de la unidad familiar.


¿Qué inquilinos no pueden solicitar el crédito?

En el caso que el arrendatario o cualquiera de las personas de la unidad familiar sea propietaria o usufructuaria de alguna vivienda en España no tendrá la consideración de vulnerabilidad. Este colectivo no tendrá acceso al crédito para el alquiler a interés 0. Este supuesto tendrá dos excepciones:

  • Cuando el inquilino es propietario de una parte de la vivienda y se haya heredado.
  • Cuando el arrendatario pueda acreditar que no dispone del inmueble por separación, divorcio u otras causas ajenas a su voluntad.
  • En el caso que la vivienda sea inaccesible por discapacidad del titular o de alguna de las personas que conforman el hogar.


¿Cómo afecta el real decreto-ley cuando se trata de un gran propietario?

Si el dueño de la vivienda es un gran propietario como un banco, un fondo de inversión, una entidad pública de vivienda, un particular con más de diez viviendas o una superficie construida de más de 1.500 m², el inquilino tiene derecho a pedir un “aplazamiento temporal y extraordinario en el pago de la renta, siempre que dicho aplazamiento o la condonación total o parcial de la misma no se hubiera conseguido ya con carácter voluntario por acuerdo entre ambas partes”, en el plazo de un mes desde la entrada en vigor del real decreto-ley. Si no hay acuerdo la propiedad deberá comunicar al arrendatario, en un máximo de siete días laborables, que decisión elige:

Dos opciones:

  • Reducir en un 50% el alquiler mientras dure el estado de alarma, que en caso de máxima vulnerabilidad se podrá extender a cuatro meses como máximo.
  • Una moratoria en el pago de la renta en el estado de alarma y, que al tener una vulnerabilidad extrema se extenderá hasta un máximo de cuatro meses. Además, el pago quedará aplazado a partir de la siguiente mensualidad, mediante el fraccionamiento de las cuotas durante al menos tres años, a contar a partir que se supere la situación de vulnerabilidad, o finalicen los cuatro meses y dentro del plazo de vigencia del contrato de arrendamiento o de sus prórrogas y sin ningún tipo de penalización ni intereses.

¿Cómo se debe acreditar la vulnerabilidad?

Para demostrar la vulnerabilidad el inquilino deberá presentar el certificado de la gestora de las prestaciones del paro. En este documento debe figurar las mensualidades del subsidio por desempleo.

  • Para los trabajadores autónomos, el certificado de la Agencia Tributaria o el órgano competente de la Comunidad Autónoma, donde se declare el cese de la actividad.
  • Para acreditar el número de personas que habitan en la vivienda habitual se hará a través del libro de familia, el documento de pareja de hecho, un certificado de empadronamiento y, en caso que se necesario la declaración de discapacidad, dependencia o incapacidad para realizar una actividad laboral.
  • La titularidad de los bienes se comprobará con una nota simple del Registro de la Propiedad.
  • Además, se pedirá una declaración responsable del deudor en la que se hace constar el cumplimiento de los requisitos exigidos.
  • Ante la imposibilidad de acceder a estos documentos por el estado de alarma, los documentos y en una primera se podrá sustituir por una declaración responsable, pero una vez acabe el estado de alarma existirá un mes para la aportación de los documentos no facilitados en el momento.


¿Qué sucede si el contrato finaliza dentro del real decreto-ley?

Cuando los contratos de vivienda habitual finalizan dentro del período del en vigor del real decreto-ley, hasta el día en que hayan transcurrido dos meses desde la finalización del estado de alarma, el contrato se prorrogará automáticamente hasta un máximo de seis meses, previa solicitud del inquilino y el precio de los alquileres no se podrá subir durante la prórroga.


¿Qué pasa con los desahucios?

Los desahucios quedan suspendidos en los casos de vulnerables sin alternativa habitacional. Para ello el inquilino deberá acreditar ante el Juzgado que se halla en una situación de vulnerabilidad económica por la crisis del coronavirus. Una vez el juzgado admita la situación de vulnerabilidad puede decretar la suspensión del desahucio con carácter retroactivo. Asimismo, el juzgado comunicará la decisión a los servicios sociales para adoptar medidas de protección social si procede.