Nueva ley antiocupa. Todo lo que debes saber

16 diciembre 2020

El protocolo de actuación en la nueva ley antiocupa tiene como objetivo agilizar el desalojo de ocupas. El fenómeno ocupa surgió en los años ochenta y des de entonces no ha parado de crecer. La ocupación se ha dado más en las ciudades con más presión inmobiliaria como Barcelona, Madrid y Valencia. En este sentido y a cobijo […]

El protocolo de actuación en la nueva ley antiocupa tiene como objetivo agilizar el desalojo de ocupas. El fenómeno ocupa surgió en los años ochenta y des de entonces no ha parado de crecer. La ocupación se ha dado más en las ciudades con más presión inmobiliaria como Barcelona, Madrid y Valencia. En este sentido y a cobijo de la ocupación, ha nacido un mercado inmobiliario ilegal y numeroso. Diferentes organizaciones y grupos criminales se han dedicado a la usurpación de viviendas para alquilarlas o venderlas de manera engañosa a través de falsos contratos. Por este motivo, en setiembre de este 2020 el Gobierno decidió intervenir creando este nuevo protocolo, válido para todas las viviendas de toda España.

Como funciona la nueva ley antiocupa

El nuevo procedimiento permite que La Guardia Civil y la Policía Nacional pueda echar a las personas que cometan allanamiento de morada sin necesidad de recurrir a medidas judiciales, como sucedía anteriormente. Además, se elimina el plazo de 48 horas que se debía esperar la policía para llevar a cabo el desahucio. Si el delito se considera flagrante y la propiedad de la vivienda acredita que le pertenece legítimamente y que no permite que haya nadie en su interior, los agentes podrán expulsar a los okupas, e incluso les podrán detener, sin necesidad de solicitar medidas judiciales.

Una vez el propietario legal de la vivienda okupada demuestre que le pertenece, mediante documentos como escrituras, contratos de suministros y otras pruebas como testigos y otros, la Guardia Civil y la Policía Nacional deberán dar un parte a las autoridades judiciales. Estos, a su vez, y tras comprobar que se está cometiendo un delito, se procederá al desalojo cautelar del inmueble.

Después se solicitará negociar con los okupas el abandono de la vivienda de forma pacífica. Si hay negativa se procederá al desalojo, a su detención y a una denunciar por allanamiento y desobediencia a la autoridad.

En el atestado de la policía se detallará el delito que se está cometiendo y los autores. Igualmente se determinaran otros actos que a veces se dan en las ocupaciones como destrozos en el inmueble o fraude en las instalaciones de agua, luz, gas, teléfono… Del mismo modo, se identificarán a todas las personas infractoras y se les tomará declaración, así como a la propiedad y otros testigos como los vecinos.

¿Y la ocupación en las segundas residencias?

La nueva norma también será válida para las segundas residencias, que antes tenían un marco de desprotección superior a la vivienda permanente. Así el protocolo será extensible para la primera y la segunda residencia.

Una aplicación para avisar a la policía en caso de ocupación

Además del protocolo el Ministerio del Interior ha incluido en la aplicación AlertCops, la nueva funcionalidad “Ocupación ilegal de vivienda”. Esto permite a propietarios y vecinos la posibilidad de informar de forma inmediata y segura a la Policía Nacional y la Guardia Civil ante una ocupación.