InquilinoPropietario

El primer contrato de alquiler de la historia

By 02/11/2019 No Comments

El primer contrato de alquiler de la historia datan de hace 5.000 años. Los primeros contratos de arrendamiento se firmaron en la antigua Babilonia y también en la antigua Grecia. La elaboración del código jurídico más antiguo recae sobre el reino del rey babilonio Hammurabi, cuando surgió el primer contrato de alquiler de la historia . Este código regulaba además del trabajo asalariado, los préstamos, las herencias, los divorcios, la propiedad y los delitos, los alquileres de fincas rústicas.

La tipificación de los alquileres, recogía el siguiente artículo: Si un hombre alquila una casa y el inquilino le da de una vez el alquiler de un año al dueño, y luego el dueño de la casa exige al inquilino que salga sin que haya expirado el plazo, el dueño de la casa, por echar de su casa al inquilino sin haber expirado el plazo, perderá el dinero que le haya dado el inquilino.

Además, hay algunos expertos que apuntan que en la Babilonia del 1800 AC ya había empresas que se encargaban de firmar los pactos de alquiler entre propietarios e inquilinos. De este modo y si los soldados no querían cultivar las tierras entregadas por los monarcas babilonios por los servicios prestados en las guerras, estos podían entregarlas a las empresas especializadas en el alquiler.

Los alquileres se fueron generalizando a medida que las necesidades del alquiler crecían. Grecia adecuó un alquiler en la minería y un alquiler bancario. En Inglaterra, a partir del año 1284, se alquilan material para conrear la tierra. A partir de ahí, cada país fue adaptando los alquileres según sus necesidades y la evolución de su sociedad. Aun así, el alquiler tal como lo conocemos a día de hoy nace con el derecho romano.

La palabra arrendar significa ceder o adquirir a cambio de un precio de aprovechamiento temporal de inmuebles o beneficio o rentas.