El Gobierno obligará a prorrogar los contratos de alquiler hasta el final del estado de alarma

26 enero 2021

El Gobierno aprobará este martes, 26 de enero, un decreto ley que obligará a prorrogar los contratos de alquiler hasta el final del estado de alarma. Este decreto ley se enmarca dentro de las medidas especiales sobre los alquileres que están vigentes desde marzo de 2020.  En la aprobación se ampliaran las prórrogas obligatorias de […]

El Gobierno aprobará este martes, 26 de enero, un decreto ley que obligará a prorrogar los contratos de alquiler hasta el final del estado de alarma. Este decreto ley se enmarca dentro de las medidas especiales sobre los alquileres que están vigentes desde marzo de 2020. 

En la aprobación se ampliaran las prórrogas obligatorias de seis meses para los contratos que finalicen durante la pandemia. Asimismo también se aprobarán las moratorias de pago a las que pueden acogerse determinados inquilinos. Las dos obligatoriedades finalizaban el 31 de enero. Con este decreto ley se extienden hasta que finalice el actual estado de alarma, el 9 de mayo.

El real decreto modificará así otro que se aprobó el 31 de marzo de 2020, en el que se han legislado la mayoría de cambios en la normativa arrendaticia durante la pandemia. En aquella norma, en el contexto del primer estado de alarma y el confinamiento, el Ejecutivo decidió que los inquilinos cuyos contratos de alquiler fueran a expirar podrían solicitar una prórroga de hasta seis meses al propietario de la vivienda, que debería aceptarla forzosamente. Inicialmente se contemplaba la medida hasta agosto, pero luego se fue prolongando hasta finales de este mes. El Gobierno se dispone ahora a una nueva extensión en el último Consejo de Ministros previsto antes de fecha actual de expiración.

El decreto pretende facilitar a aquellos inquilinos al los que se les acabe el contrato que tengan que buscar otra vivienda en el actual contexto de crisis sanitaria con movilidad reducida y afectaciones por los ERTE, entre otros.

Prórroga forzosa

La prórroga forzosa del contrato se aplicará cuando el inquilino lo solicite y será por un máximo de seis meses y los términos y condiciones serán los del contrato. Para inquilinos en situación de vulnerabilidad por la crisis de la Covid-19, se aplicará automáticamente. Y en él en caso de grandes propietarios, hasta la finalización actual del estado de alarma y también se aplazará de forma temporal y extraordinaria el pago de la renta. De no haber acuerdo entre las partes, el inquilino accederá a una reducción del 50% del precio de la mensualidad, con un máximo de 4 meses; o una moratoria de pago también de 4 meses. Estos aplazamientos se dividirán en cuotas durante un mínimo de tres años, sin penalización ni intereses.

El acuerdo también dará luz verde a estas mismas prórrogas para las hipotecarias y los préstamos al consumo.