¿Cómo poner tu piso en alquiler?

Si eres propietario y tienes un piso que ha quedado vacío y tienes pensado alquilarlo, has de tener en cuenta los diferentes 20 pasos que debes hacer para poner tu piso en alquiler y conseguir un rendimiento por ello. ¿Quieres saber cómo poner tu piso en alquiler?

Y es que una de las mayores pérdidas de tiempo y sobre todo de dinero por parte de la propiedad, son los espacios de tiempo que los pisos están sin alquilar y que por lo tanto no generan ninguna ganancia, aunque continúan generando gastos. Así puedes poner tu piso en alquiler:

Recupera la de posesión de la vivienda

1. Recupera la de posesión de la vivienda

Si tu inquilino te ha manifestado su intención de dar por finalizado el contrato de alquiler, llegado el día de la extinción de la relación contractual, lo primero que debes hacer para poder volver a alquilarlo, es recuperar la posesión de la vivienda. Para recuperar dicha posesión, se debe firmar la finalización del contrato. En este contrato de finalización del alquiler se debe especificar que la relación entre el arrendador y el arrendatario, se extingue.

Para concretar el día de finalización de la relación contractual, el inquilino debe preavisar de su voluntad de desistimiento del contrato con una antelación de 30 días naturales, y para no tener que pagar indemnización, deberá haber estado en la vivienda un mínimo de seis meses para los contratos firmados a partir de marzo de 2019.

El contrato de finalización del alquiler debe incluir que las partes acuerdan la cancelación de dicho contrato a todos los efectos a partir de la fecha pactada, así como detallar que existen 30 días naturales para retornar la fianza y de existir, la garantía adicional. Del mismo modo, el contrato de finalización del alquiler deber recoger si existen o no desperfectos en la vivienda a simple vista.
Una vez finalice la firma de finalización del contrato, el inquilino deberá devolver a la propiedad el mismo número de llaves que se le fue entregado el día de la firma del contrato de alquiler.

[activecampaign form=5]
Verifica el estado del piso

2. Verifica el estado del piso

A parte de los posibles desperfectos que se ven a simple vista, y teniendo en cuenta que tenemos un mes para retornar la fianza y la garantía adicional, en el caso que exista, debemos verificar e inspeccionar la vivienda a fondo, ya que es la única oportunidad que tenemos de arreglar posibles desperfectos a causa de un mal uso del inquilino.

Dentro de esta verificación supervisaremos puertas y ventanas, el mobiliario de la cocina y del baño y el suelo, entre otros elementos de la vivienda. También deberemos comprobar que los electrodomésticos funcionan correctamente y tener en cuenta que el inmueble se devuelve a la propiedad en las mismas condiciones en las que se entregó al inquilino.

De no ser así se deberá reparar y el coste de esta reparación se deberá repercutir en la fianza y/o garantía adicional. Es importante pedir las facturas de todas las actuaciones que se hagan en la vivienda, para que el inquilino pueda ver y verificar los costes de los arreglos.

¿Suministros al corriente de pago?

3. ¿Suministros al corriente de pago?

Entre las comprobaciones que debemos hacer está también que los suministros de agua, luz y gas estén al corriente de pago. Es decir, que el inquilino haya dado cumplimiento a su obligación de pagar sus consumos durante todo el tiempo que se haya extendido el contrato de alquiler. En caso negativo, deberemos restar la fianza y la garantía adicional del precio de los impagos de los suministros. Si el monto de la fianza y de la garantía adicional no llegan a cubrir el valor del impago, podemos hacer dos cosas:

  • Pagar la deuda y posteriormente reclamar legalmente dicha deuda por vía judicial.
  • Si la deuda es muy elevada, podemos cancelar el contrato y pedir una nueva alta, ya que nos saldrá más económico. Es decir, en lugar de pedir un cambio de titularidad cancelamos el contrato vigente y tramitamos una nueva alta generando una nueva relación jurídica y contractual con la empresa suministradora, sea agua, luz o gas. En este caso necesitaremos la cédula de habitabilidad y el boletín de instalación eléctrica de la vivienda en vigor.

Cambia de titularidad los suministros

4. Cambia de titularidad los suministros

Una vez supervisado que los pagos de los servicios están al día o haber hecho frente a los impagos pagando la deuda o cancelando el contrato y volviendo a dar de alta un contrato nuevo, deberás poner a tu nombre los suministros.

El cambio de titularidad de los suministros se puede hacer vía telefónica, telemática o presencial. Para ello necesitarás los documentos oportunos según la empresa con la que tengas el contrato.

Existen decenas de proveedores en función de las necesidades de cada cliente. Además, cada proveedor ofrece diferentes contratos, por lo que podemos estudiar diferentes ofertas para ver la que mejor se adecua a nuestras necesidades, particularidades familiares y, sobre todo, a nuestro bolsillo. Es importante buscar la mejor oferta, para no pagar más de lo necesario y tener unos precios justos y dentro del precio de mercado. Del mismo modo podemos tener en cuenta aquellas empresas de suministros que brinde sus servicios bajo principios medioambientales y de sostenibilidad.

Solicita la devolución de la fianza

5. Solicita la devolución de la fianza

Otra de las acciones que vas a tener que hacer es solicitar la fianza en el organismo correspondiente de tu comunidad autónoma donde lo depositaste al formalizar el contrato. Debemos recordar que depositar la fianza es obligatorio, ya que del contrario podemos ser multados. Para solicitar el retorno, deberás localizar el documento que acredite el pago de la fianza que hiciste y contactar con el organismo en cuesti