Como arreglar tu piso de alquiler con poco presupuesto

29 junio 2020

Si eres propietario o propietaria de un piso y quieres poner tu piso en alquiler, una de las primeras cosas que debes hacer es arreglarlo para hacerlo lo suficientemente atractivo para posibles inquilinos. Adecentar una vivienda siempre representa un gasto, pero es posible darle un nuevo aire aunque tengas un presupuesto bajo. Así que te […]

Si eres propietario o propietaria de un piso y quieres poner tu piso en alquiler, una de las primeras cosas que debes hacer es arreglarlo para hacerlo lo suficientemente atractivo para posibles inquilinos. Adecentar una vivienda siempre representa un gasto, pero es posible darle un nuevo aire aunque tengas un presupuesto bajo. Así que te explicamos como arreglar tu piso de alquiler con poco presupuesto.

  1. Una mano de pintura: Un piso recién pintado cambia mucho y lo podemos hacer nosotros mismos. El mejor color para pintar una vivienda es el blanco. Este color además de verse limpio, es más luminoso, ya que es capaz de reflejar la luz y da la sensación de amplitud. Antes de pintar y si las paredes son de otro color, se puede dar una capa de imprimación. De esta manera será más fácil extender encima el color blanco y no dar tantas capas. 
  2. Puertas: Lo mismo sucede con las puertas, si se ven en mal estado, lo podemos solucionar con una mano de pintura. También el blanco es la mejor opción para las puertas interiores, ya que simular el color madera es muy difícil. Debemos ver si tenemos que pintar el interior de la puerta principal y del mismo modo saber que la pintura para madera debe ser diferente que la que utilizamos para las paredes.
  3. Baño limpio y amplio: Si las baldosas se ven muy viejas se pueden pintar con pintura especial y de un color neutro como el color piedra o el color tierra, entre otros. Este simple acción hará que los baños se vean mucho mejor. Además, podemos cambiar el espejo por uno más grande, una inversión que no supondrá un precio más alto y el baño mejorará su aspecto.
  4. Cambiar los tiradores: Los tiradores de los armarios de las cocinas y los baños revelan la antigüedad de los muebles. Si estos han perdido el color o están rallados, cambiarlos es fácil y pueden suponer una mejora notable. Lo mismo sucede con el tirador de la puerta de entrada, si está en muy mal estado o ha perdido el color lo mejor es cambiarla.