10 conceptos del alquiler que todo propietario experimentado debe conocer

6 junio 2020

Si ya tienes experiencia alquilando tu propiedad seguramente te sonaran algunos de estos 10 conceptos del alquiler y si no es el caso dales un vistazo, ya que son importantes que los conozcas. Además, y si te hace poco que te acabas de iniciar en el alquiler debes saberlos. Aquí los tienes: 1- Actualización de […]

Si ya tienes experiencia alquilando tu propiedad seguramente te sonaran algunos de estos 10 conceptos del alquiler y si no es el caso dales un vistazo, ya que son importantes que los conozcas. Además, y si te hace poco que te acabas de iniciar en el alquiler debes saberlos. Aquí los tienes:

1- Actualización de la renta

La actualización de la renta se puede poner en práctica cada 12 meses dentro del contrato y debe ser la misma que el IPC general, a no ser que por contrato se haya establecido otro sistema como el IPC de la comunidad autónoma donde se ubica la vivienda.

2- Alquiler compartido

El contrato de alquiler puede estar a nombre de única persona que convive con otras o más de una persona. En este caso se trata de un alquiler compartido y tiene dos posibilidades: el contrato solidario, cuando uno de los inquilinos se va y el resto que se queda asume su parte y el contrato mancomunado, en el que cada morador se hace cargo de su parte y, si uno o más de uno abandonan la vivienda el resto no se hacen cargo de la parte del que se va.

3- Alquiler a tiempo compartido

El alquiler a tiempo compartido recibía antes el nombre de multipropiedad. En esta modalidad el inquilino puede usar la vivienda de manera temporal en unas fechas establecidas y pactadas, que acostumbran a ser siempre las mismas a lo largo del tiempo.Es como una especie de alquiler de temporada fijo, pero que se comparte con otros inquilinos y hasta con la misma propiedad, pero cada uno con su periodo establecido. Es un tipo de contrato muy habitual para las poblaciones turísticas y durante las vacaciones.

4- Alquiler vacacional

Son los alquileres más utilizados para los pisos o casas turísticas. Este tipo de alquiler puede ser para días, semanas o meses y se debe fijar muy bien el día de entrada y el de salida.

5- Seguro de alquiler

Son pólizas expresamente pensadas para los impagos de las cuotas del alquiler. Este tipo de seguros también integran defensa jurídica y protección contra actos vandálicos, así como la cobertura de los desperfectos que se puedan producir en la vivienda. Si eres propietario y alquilas con HolaHome te regalamos el primer año del seguro de impago totalmente gratis.

6- Desahucio exprés

El desahucio exprés hace referencia a la última regulación del desahucio y tiene como objetivo agilizar la desocupación de viviendas de okupas o inquilinos de la vivienda por razón de impago. Este tipo de desahucio facilita que la propiedad pueda reclamar el desalojo y devolución de la vivienda y la petición se debe presentar den los juzgados.

7- Fichero de inquilinos morosos

Este fichero, el más grande y completo de España, alberga información sobre arrendamientos en los que se han producido impagados, tanto si se trata de personas físicas como jurídicas. Dicha base de datos está elaborada entre propietarios, profesionales del sector e sentencias judiciales por desahucio.

8- Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU)

La Ley de Arrendamientos Urbanos, que se va actualizando según evoluciona el mercado del alquiler y sus necesidades, recoge todas las normas, derechos y las obligaciones de inquilinos y propietarios en relación con el alquiler.

9. Registro de la propiedad

Es el organismo encargado de dotar cada vivienda de una titularidad o más de una titularidad. Es el mecanismo que garantiza la seguridad jurídico-inmobiliaria de los bienes inmuebles por lo que es importante que todas las fincas estén registradas.

10- Subarrendar

El subarriendo se produce cuando el inquilino alquila alguna habitación de la vivienda. Para poder alquilar una o más habitaciones o una parte de la vivienda se necesita el permiso expreso de la propiedad con un artículo en el contrato de alquiler o en un anexo. Los inquilinos que subarriendan deben continuar viviendo en la casa, ya que si no sería una cesión. La renta fijada en los subarriendos no puede ser superior a la del contrato.